Cuerpos del Rey

S/60.00

Autor: Michon Pierre

Editorial: Anagrama

ISBN: 9788433970961

Año de Edición: 2006

Categoría:

Descripción

En este nuevo libro de Pierre Michon se amalgaman de hecho dos obras: Cuerpos del rey y Tres autores. El tí­tulo del libro procede de uno de los textos incluidos: de la contemplación de una foto de Samuel Beckett ante la que Michon recupera la división medieval entre los dos cuerpos del rey: el cuerpo imperecedero de la monarquí­a y el perecedero del hombre. Y así­ ocurre con Gustave Flaubert o William Faulkner. Y también con François Villon y Victor Hugo como puntadas ocultas en la trama del propio Michon. Y con la belleza cegadora de un ignoto escrito de Muhamad Ibn Manglî, escritor cairota del siglo XIV. Y además Tres autores: de nuevo Faulkner, y los otros dos, Balzac y Cingria. «En el principio fue la emoción.»; Y Michon nos dice que la emoción nace del placer del lector. «San Balzac. Más allá de la broma, está el incalificable goce de escribir.»; Cingria: «Es la alegrí­a cadente. Es la aparición de lo que se escribe y se canta.»; Faulkner: «Esa voluntad enunciativa…, ese deseo violento que preside sus frases.»; Poco importa, a la postre, de quién nos hable Michon: todos, al toque de su pluma, que es a un tiempo escalpelo y varita mágica, piedra filosofal al derecho y al revés, serán minúsculos y mayúsculos, enanos y gigantes, carne mortal fallida y arquetipo: los dos cuerpos del rey.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Cuerpos del Rey”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descripción

En este nuevo libro de Pierre Michon se amalgaman de hecho dos obras: Cuerpos del rey y Tres autores. El tí­tulo del libro procede de uno de los textos incluidos: de la contemplación de una foto de Samuel Beckett ante la que Michon recupera la división medieval entre los dos cuerpos del rey: el cuerpo imperecedero de la monarquí­a y el perecedero del hombre. Y así­ ocurre con Gustave Flaubert o William Faulkner. Y también con François Villon y Victor Hugo como puntadas ocultas en la trama del propio Michon. Y con la belleza cegadora de un ignoto escrito de Muhamad Ibn Manglî, escritor cairota del siglo XIV. Y además Tres autores: de nuevo Faulkner, y los otros dos, Balzac y Cingria. «En el principio fue la emoción.»; Y Michon nos dice que la emoción nace del placer del lector. «San Balzac. Más allá de la broma, está el incalificable goce de escribir.»; Cingria: «Es la alegrí­a cadente. Es la aparición de lo que se escribe y se canta.»; Faulkner: «Esa voluntad enunciativa…, ese deseo violento que preside sus frases.»; Poco importa, a la postre, de quién nos hable Michon: todos, al toque de su pluma, que es a un tiempo escalpelo y varita mágica, piedra filosofal al derecho y al revés, serán minúsculos y mayúsculos, enanos y gigantes, carne mortal fallida y arquetipo: los dos cuerpos del rey.