Diario de Vaslav Nijinsky

S/90.00

Autor: Nijinsky, Vaslav

Editorial: ACANTILADO

ISBN:    9788496136083

Año de Edición: 2003

1 disponibles

Categoría:

Descripción

Vaslav Nijinsky, «el dios de la danza», estuvo rodeado de leyenda desde el inicio de su carrera como bailarín. Su virtuosismo era extraordinario y su técnica, perfecta; como coreógrafo, creó un nuevo concepto de la danza que sorprendió a la cultura oficial y que supuso el comienzo del ballet moderno. El 4 de marzo de 1909, en vísperas de que fuera ingresado por primera vez en un sanatorio psiquiátrico, Nijinsky interrumpía la escritura de estas páginas en las que, con un lenguaje febril, a menudo incandescente, daba testimonio de una lucidez cegadora y legaba a la posteridad la despedida de un genio del arte a punto de hundirse definitivamente en la locura. Nijinsky se revela en su“Diario”como artista cultivado yradical que conoce a fondo la literatura, la política y el pensamiento rusos, aunque también persisten en él los síntomas de su enfermedad, ya sea bajo forma de manía persecutoria o delirios de grandeza, de alucinaciones o de obsesión por el sexo. Tras su muerte, su esposa, Rómola Nijinsky, supervisó y censuró las ediciones del“Diario”: ahora presentamos, por vez primera en español y directamente traducido del ruso, su versión íntegra.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Diario de Vaslav Nijinsky”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descripción

Vaslav Nijinsky, «el dios de la danza», estuvo rodeado de leyenda desde el inicio de su carrera como bailarín. Su virtuosismo era extraordinario y su técnica, perfecta; como coreógrafo, creó un nuevo concepto de la danza que sorprendió a la cultura oficial y que supuso el comienzo del ballet moderno. El 4 de marzo de 1909, en vísperas de que fuera ingresado por primera vez en un sanatorio psiquiátrico, Nijinsky interrumpía la escritura de estas páginas en las que, con un lenguaje febril, a menudo incandescente, daba testimonio de una lucidez cegadora y legaba a la posteridad la despedida de un genio del arte a punto de hundirse definitivamente en la locura. Nijinsky se revela en su“Diario”como artista cultivado yradical que conoce a fondo la literatura, la política y el pensamiento rusos, aunque también persisten en él los síntomas de su enfermedad, ya sea bajo forma de manía persecutoria o delirios de grandeza, de alucinaciones o de obsesión por el sexo. Tras su muerte, su esposa, Rómola Nijinsky, supervisó y censuró las ediciones del“Diario”: ahora presentamos, por vez primera en español y directamente traducido del ruso, su versión íntegra.