El trauma de la vida...

S/120.00

Autor:Mark Epstein

Editorial: La Llave

ISBN:9788416145447

Año de Edición:2017

 

Agotado

Categoría:

Descripción

«Todo está ardiendo, constantemente», nos dice el aclamado psiquiatra budista Mark Epstein. La vida quema y, al consumirse, somos llama y ceniza al mismo tiempo. En esa naturaleza ardiente y fugaz de la realidad no hay nada patológico; simplemente, es. Así lo muestra la metáfora del anciano Ajahn Chah, quien, delante de la mirada maravillada de Epstein, sostiene un vaso finamente decorado mientras le dice que, a pesar de su belleza, «el vaso ya está roto» y que, imaginándolo así, «cada minuto con él es precioso».

La experiencia del trauma no solo afecta a unos pocos desafortunados; es el fundamento mismo de la existencia. La muerte y la enfermedad nos rompen a todos, pero incluso los sufrimientos cotidianos de miedo y soledad resultan traumáticos. Cuando consideramos el trauma como parte inseparable de la vida, cuando entendemos que es universal y que carece de lógica, nuestro dolor nos une al mundo a un nivel más profundo, abriendo la puerta al gozo de existir.

«Una impresionante exhibición de arte terapéutico… se lee como un emocionante misterio que te cuenta tu cálido, tranquilizador y sincero psicoanalista.»

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El trauma de la vida...”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descripción

«Todo está ardiendo, constantemente», nos dice el aclamado psiquiatra budista Mark Epstein. La vida quema y, al consumirse, somos llama y ceniza al mismo tiempo. En esa naturaleza ardiente y fugaz de la realidad no hay nada patológico; simplemente, es. Así lo muestra la metáfora del anciano Ajahn Chah, quien, delante de la mirada maravillada de Epstein, sostiene un vaso finamente decorado mientras le dice que, a pesar de su belleza, «el vaso ya está roto» y que, imaginándolo así, «cada minuto con él es precioso».

La experiencia del trauma no solo afecta a unos pocos desafortunados; es el fundamento mismo de la existencia. La muerte y la enfermedad nos rompen a todos, pero incluso los sufrimientos cotidianos de miedo y soledad resultan traumáticos. Cuando consideramos el trauma como parte inseparable de la vida, cuando entendemos que es universal y que carece de lógica, nuestro dolor nos une al mundo a un nivel más profundo, abriendo la puerta al gozo de existir.

«Una impresionante exhibición de arte terapéutico… se lee como un emocionante misterio que te cuenta tu cálido, tranquilizador y sincero psicoanalista.»