La ciencia de Leonardo

S/120.00

Autor:Fritjof Capra

Editorial: Anagrama

ISBN:978-84-339-7404-4

Año de Edición:2010

Categoría:

Descripción

En este libro el autor demuestra que Leonardo fue el «padre (no reconocido) de la ciencia moderna». A partir del examen de más de seis mil páginas de los cuadernos de notas que han sobrevivido, Capra explica que Leonar­do abordó el conocimiento científico con la mirada del artista. Sus estudios de las formas vivas y de las inertes lo convierten en un precursor del enfoque empírico y siste­mático de la observación de la naturaleza, lo que hoy se conoce como método científico. Las exploraciones cientí­ficas de Leonardo abarcaban un espectro muy amplio. Estudió los patrones de vuelo de las aves para crear al­gunas de las primeras máquinas de volar. Con su conoci­miento de las palancas, las trayectorias y las fuerzas, di­señó armas. Estudió óptica y las funciones del corazón humano. Era un genio de la mecánica, y sin embargo su visión del mundo no era mecanicista, sino orgánica y ecológica.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La ciencia de Leonardo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descripción

En este libro el autor demuestra que Leonardo fue el «padre (no reconocido) de la ciencia moderna». A partir del examen de más de seis mil páginas de los cuadernos de notas que han sobrevivido, Capra explica que Leonar­do abordó el conocimiento científico con la mirada del artista. Sus estudios de las formas vivas y de las inertes lo convierten en un precursor del enfoque empírico y siste­mático de la observación de la naturaleza, lo que hoy se conoce como método científico. Las exploraciones cientí­ficas de Leonardo abarcaban un espectro muy amplio. Estudió los patrones de vuelo de las aves para crear al­gunas de las primeras máquinas de volar. Con su conoci­miento de las palancas, las trayectorias y las fuerzas, di­señó armas. Estudió óptica y las funciones del corazón humano. Era un genio de la mecánica, y sin embargo su visión del mundo no era mecanicista, sino orgánica y ecológica.