Los inconsolables

S/120.00

Autor:Kazuo Ishiguro

Editorial: Anagrama

ISBN:978-84-339-0841-4

Año de Edición:2006

Categoría:

Descripción

Ryder, un famoso pianista, llega a una ciudad de provincias en algún lugar de la Europa Central. Sus habitantes adoran la música, y creen haber descubierto que quienes antes satisfacían esta pasión eran impostores.

Ryder es recibido como el salvador, y en un concierto apoteósico, para el que todos se están preparando, deberá reconducirlos por el camino del arte y la verdad. Pero el pianista descubrirá muy pronto que de un salvador siempre se espera mucho más de lo que puede dar, y que los habitantes de esa ciudad esconden oscuras culpas, antiguas heridas jamás cerradas, y también demandas insaciables.

En una entrevista concedida poco después de publicar Los restos del día, una novela calificada de «absolutamente perfecta», Ishiguro aseguró que ahora ya estaba preparado para escribir algo un poco más raro, un libro salvaje, intimidante incluso, con el que nadie podría seguir poniéndole la equivocada etiqueta de «escritor realista». Los inconsolables, su primera novela en seis años, es exactamente aquello a lo que aspiraba, una obra inclasificable, enigmática, de un discurrir fascinante, colmada de pequeñas narraciones que se adentran en el laberinto de la narración principal, en una escritura onírica y naturalista a un tiempo, y cuentan una historia de guerras del pasado, exilios y crueldades, relaciones imposibles entre padres e hijos, maridos y mujeres, ciudades y artistas. Una obra que ha hecho evocar El hombre sin atributos, de Musil.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Los inconsolables”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descripción

Ryder, un famoso pianista, llega a una ciudad de provincias en algún lugar de la Europa Central. Sus habitantes adoran la música, y creen haber descubierto que quienes antes satisfacían esta pasión eran impostores.

Ryder es recibido como el salvador, y en un concierto apoteósico, para el que todos se están preparando, deberá reconducirlos por el camino del arte y la verdad. Pero el pianista descubrirá muy pronto que de un salvador siempre se espera mucho más de lo que puede dar, y que los habitantes de esa ciudad esconden oscuras culpas, antiguas heridas jamás cerradas, y también demandas insaciables.

En una entrevista concedida poco después de publicar Los restos del día, una novela calificada de «absolutamente perfecta», Ishiguro aseguró que ahora ya estaba preparado para escribir algo un poco más raro, un libro salvaje, intimidante incluso, con el que nadie podría seguir poniéndole la equivocada etiqueta de «escritor realista». Los inconsolables, su primera novela en seis años, es exactamente aquello a lo que aspiraba, una obra inclasificable, enigmática, de un discurrir fascinante, colmada de pequeñas narraciones que se adentran en el laberinto de la narración principal, en una escritura onírica y naturalista a un tiempo, y cuentan una historia de guerras del pasado, exilios y crueldades, relaciones imposibles entre padres e hijos, maridos y mujeres, ciudades y artistas. Una obra que ha hecho evocar El hombre sin atributos, de Musil.