Narciso y Goldmundo

S/120.00

Autor:Hermann Hesse

Editorial: Edhasa

ISBN:978-987-628-301-4

Año de Edición:2015

Categoría:

Descripción

«En Narciso y Goldmundo alterno constantemente la confesión de experiencias extraordinarias, y en cierto modo ejemplares, y esas etapas de la vida en las que se reconocen la imperfección, la flaqueza, la tortura infernal y la desesperación. Por esta razón tuve que dividirme en“Narciso” y “Goldmundo”». Hermann Hesse
Goldmundo es un joven inocente que ingresa en el convento de Mariabronn por designio paterno. Allí conoce a Narciso, un monje con una inteligencia fuera de lo común. A medida que aprende de él y del mundo que lo envuelve, Goldmundo empieza a ser consciente de su persona. Inseparables en su amistad, ambos personajes han de recorrer diferentes caminos: Narciso se ha de preparar como monje y busca la meditación, la soledad, la paz y el recogimiento, mientras que la llamada de la libertad y del caótico y sensible mundo llama a Goldmundo. En una lejana e idílica Edad Media, la relación de Narciso y Goldmundo confronta, pues, dos elementos básicos de la personalidad humana: el racional y el instintivo, lo consciente y lo emotivo, la ciencia y el arte. Narciso encarna el rigor idealista, el espíritu ascético, la claridad; Goldmundo es el alma artística y errante, sumida en un problema terriblemente trágico, atraída por el amor mundano y la pasión de vivir.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Narciso y Goldmundo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descripción

«En Narciso y Goldmundo alterno constantemente la confesión de experiencias extraordinarias, y en cierto modo ejemplares, y esas etapas de la vida en las que se reconocen la imperfección, la flaqueza, la tortura infernal y la desesperación. Por esta razón tuve que dividirme en“Narciso” y “Goldmundo”». Hermann Hesse
Goldmundo es un joven inocente que ingresa en el convento de Mariabronn por designio paterno. Allí conoce a Narciso, un monje con una inteligencia fuera de lo común. A medida que aprende de él y del mundo que lo envuelve, Goldmundo empieza a ser consciente de su persona. Inseparables en su amistad, ambos personajes han de recorrer diferentes caminos: Narciso se ha de preparar como monje y busca la meditación, la soledad, la paz y el recogimiento, mientras que la llamada de la libertad y del caótico y sensible mundo llama a Goldmundo. En una lejana e idílica Edad Media, la relación de Narciso y Goldmundo confronta, pues, dos elementos básicos de la personalidad humana: el racional y el instintivo, lo consciente y lo emotivo, la ciencia y el arte. Narciso encarna el rigor idealista, el espíritu ascético, la claridad; Goldmundo es el alma artística y errante, sumida en un problema terriblemente trágico, atraída por el amor mundano y la pasión de vivir.