Órganos sin cuerpo

S/120.00

Autor:Slavoj Zizek

Editorial: Pre-texto

ISBN:84-8191-782-6

Año de Edición:2006

Categoría:

Descripción

¿Por qué Deleuze? Durante la última década Deleuze se ha impuesto como referencia central de la filosofía contemporánea: nociones como «multitud resistente», «subjetividad nómada», la crítica «anti-edípica» del psicoanálisis y otras más son moneda corriente en la academia actual, por no hablar del hecho de que Deleuze sirve cada vez más de fundamento teórico a la izquierda antiglobalizadora de hoy y de su resistencia al capitalismo. Órganos sin cuerpo se sitúa aquí «a contracorriente»: su premisa inicial es que, por debajo de este Deleuze (la imagen popular de Deleuze basada en la lectura de los libros que escribió junto a Félix Guattari), hay otro Deleuze más cercano al psicoanálisis y a Hegel, un Deleuze cuyas consecuencias son mucho más demoledoras. Este libro empieza, pues, por discernir la tensión interna del pensamiento de Deleuze entre el Anti-Edipo y La lógica del sentido, entre el autor que celebra la multitud productiva del devenir incorporal del Acontecimiento del sentido. Las consecuencias de esta tensión se despliegan posteriormente en relación con tres ámbitos principales: la ciencia, el arte (cine) y la política (no es difícil discernir en estos tres dominios la vieja tríada de lo Verdadero, lo Bello y lo Bueno). En relación con la ciencia se exploran los posibles vínculos entre el psicoanálisis, por una parte, y el cognitivismo y las ciencias del cerebro, por otra. En cuanto al cine, el análisis de una serie de procedimientos formales en filmes clásicos y contemporáneos de Hollywood (…) es utilizado para poner de manifiesto cómo la noción de “órganos sin cuerpo” (que invierte la noción deleuziana de cuerpo sin órganos) juega un papel capital no sólo en el análisis formal, sino también en la relación con las nueva figuras de la subjetividad revolucionaria. Y por último, en lo tocante a la política, se exponen la parálisis y la impotencia de la “política deleuziana” popular y se perfilan los contornos de una “política deleuziana” diferente. El blanco de la crítica incluye aquellos aspectos del pensamiento del autor que, aunque enmascarados como radicalismo chic, le convierten efectivamente en un ideólogo del capitalismo digital.”

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Órganos sin cuerpo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descripción

¿Por qué Deleuze? Durante la última década Deleuze se ha impuesto como referencia central de la filosofía contemporánea: nociones como «multitud resistente», «subjetividad nómada», la crítica «anti-edípica» del psicoanálisis y otras más son moneda corriente en la academia actual, por no hablar del hecho de que Deleuze sirve cada vez más de fundamento teórico a la izquierda antiglobalizadora de hoy y de su resistencia al capitalismo. Órganos sin cuerpo se sitúa aquí «a contracorriente»: su premisa inicial es que, por debajo de este Deleuze (la imagen popular de Deleuze basada en la lectura de los libros que escribió junto a Félix Guattari), hay otro Deleuze más cercano al psicoanálisis y a Hegel, un Deleuze cuyas consecuencias son mucho más demoledoras. Este libro empieza, pues, por discernir la tensión interna del pensamiento de Deleuze entre el Anti-Edipo y La lógica del sentido, entre el autor que celebra la multitud productiva del devenir incorporal del Acontecimiento del sentido. Las consecuencias de esta tensión se despliegan posteriormente en relación con tres ámbitos principales: la ciencia, el arte (cine) y la política (no es difícil discernir en estos tres dominios la vieja tríada de lo Verdadero, lo Bello y lo Bueno). En relación con la ciencia se exploran los posibles vínculos entre el psicoanálisis, por una parte, y el cognitivismo y las ciencias del cerebro, por otra. En cuanto al cine, el análisis de una serie de procedimientos formales en filmes clásicos y contemporáneos de Hollywood (…) es utilizado para poner de manifiesto cómo la noción de “órganos sin cuerpo” (que invierte la noción deleuziana de cuerpo sin órganos) juega un papel capital no sólo en el análisis formal, sino también en la relación con las nueva figuras de la subjetividad revolucionaria. Y por último, en lo tocante a la política, se exponen la parálisis y la impotencia de la “política deleuziana” popular y se perfilan los contornos de una “política deleuziana” diferente. El blanco de la crítica incluye aquellos aspectos del pensamiento del autor que, aunque enmascarados como radicalismo chic, le convierten efectivamente en un ideólogo del capitalismo digital.”