Un día en la Vida del...

S/110.00

Autor: Ackernab Jennifer

Editorial: Ariel

ISBN: 9788434469105

Año de Edición: 2010

Agotado

Categoría:

Descripción

Un día en la vida del cuerpo humano nos muestra cómo funciona el cuerpo humano a lo largo de un día cualquiera, desde el despertar matutino de los sentidos hasta el duermevela previo al sueño. Con Jennifer Ackerman aprenderemos cuál es el mejor momento del día para ingerir un cóctel con alcohol, para hacer la siesta, para practicar deporte o para medicarse; cuándo pensamos con más claridad y creatividad; cuáles son las horas en que es más fácil perder los nervios o sentir melancolía;  por qué sucumbimos a un resfriado y nuestra pareja no, a pesar de haber estado expuestos al mismo virus…

Ackerman nos muestra el organismo humano como nunca lo habíamos visto hasta ahora y nos descubre la relevancia de la sincronización de nuestras acciones con nuestros ritmos biológicos, y cómo desafiarlos puede causarnos un perjuicio serio, ya que somos criaturas intensamente rítmicas. El cuerpo humano es como un reloj –o para ser más exactos como una relojería― que cuenta los segundos, los minutos, los días y las estaciones de nuestra vida.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Un día en la Vida del...”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descripción

Un día en la vida del cuerpo humano nos muestra cómo funciona el cuerpo humano a lo largo de un día cualquiera, desde el despertar matutino de los sentidos hasta el duermevela previo al sueño. Con Jennifer Ackerman aprenderemos cuál es el mejor momento del día para ingerir un cóctel con alcohol, para hacer la siesta, para practicar deporte o para medicarse; cuándo pensamos con más claridad y creatividad; cuáles son las horas en que es más fácil perder los nervios o sentir melancolía;  por qué sucumbimos a un resfriado y nuestra pareja no, a pesar de haber estado expuestos al mismo virus…

Ackerman nos muestra el organismo humano como nunca lo habíamos visto hasta ahora y nos descubre la relevancia de la sincronización de nuestras acciones con nuestros ritmos biológicos, y cómo desafiarlos puede causarnos un perjuicio serio, ya que somos criaturas intensamente rítmicas. El cuerpo humano es como un reloj –o para ser más exactos como una relojería― que cuenta los segundos, los minutos, los días y las estaciones de nuestra vida.