Mi Vida en el Arte

S/120.00

Autor: Stanislavski Konstantín

Editorial: Alba

ISBN: 9788484288916

Año de Edición: 2013

Categoría:

Descripción

Mi vida en el arte (1925), el libro de memorias de Konstantín Stanislavski, que aquí presentamos en español por primera vez traducido directamente del ruso, por Jorge Saura y Bibicharifa Jakimziánova, está orientado –en palabras de su autor– «a mis propias búsquedas creadoras y a la evolución de mi arte». Es, pues, una autobiografía anclada en la labor desarrollada, ya desde la infancia, por el famoso actor, director y pedagogo teatral.

En un camino que parte de la intuición y llega, tras largos desvelos, al «sistema» actoral aún hoy vigente, ilustra de un modo sumamente instructivo su trabajo consigo mismo y con los demás (autores, escenógrafos, pintores, otros directores y actores).

Nemiróvich-Dánchenko, Chéjov, Gorki, Isadora Duncan, Maeterlinck, Meyerhold y tantos otros pasan por estas páginas suscitando dudas constructivas y enseñanzas.

La lucha de Stanislavski por liberarse de tradiciones apolilladas («el cliché es el resultado de la impotencia artística») y por renovar la profesión y el mismo concepto de teatro constituye una aventura emocionante, rica en episodios e históricamente reveladora. El final de la aventura es precisamente una máxima que ha hecho historia: «El único soberano de la escena es el actor con talento».

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Mi Vida en el Arte”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descripción

Mi vida en el arte (1925), el libro de memorias de Konstantín Stanislavski, que aquí presentamos en español por primera vez traducido directamente del ruso, por Jorge Saura y Bibicharifa Jakimziánova, está orientado –en palabras de su autor– «a mis propias búsquedas creadoras y a la evolución de mi arte». Es, pues, una autobiografía anclada en la labor desarrollada, ya desde la infancia, por el famoso actor, director y pedagogo teatral.

En un camino que parte de la intuición y llega, tras largos desvelos, al «sistema» actoral aún hoy vigente, ilustra de un modo sumamente instructivo su trabajo consigo mismo y con los demás (autores, escenógrafos, pintores, otros directores y actores).

Nemiróvich-Dánchenko, Chéjov, Gorki, Isadora Duncan, Maeterlinck, Meyerhold y tantos otros pasan por estas páginas suscitando dudas constructivas y enseñanzas.

La lucha de Stanislavski por liberarse de tradiciones apolilladas («el cliché es el resultado de la impotencia artística») y por renovar la profesión y el mismo concepto de teatro constituye una aventura emocionante, rica en episodios e históricamente reveladora. El final de la aventura es precisamente una máxima que ha hecho historia: «El único soberano de la escena es el actor con talento».